Totalmente visitante

Se dieron mis pronósticos y finalmente, el cuadro se repitió, Argentina, tras enfrentarse en octavos de final a Mexico, se verá las caras con Alemania, tal cual se diera en el último mundial.

El juego de las diferencias dice que esta vez Argentina llega de otra manera, llega al mundial de otra manera, pero los teutones también llegan de otra forma, con un equipo renovado, con otro estilo de juego mas "latino" por lo que se promete un partido vibrante.

Pero una vez más, lejos estoy aqui para hacer un análisis futbolístico de la situación, este espacio no lo creé para ello y mi escasa esperiencia haciendo breves resumenes futbolísticos no tuvo mucho éxito luego de que pareciera molestara a algunos y terminara de la noche a la mañana (por si les interesa, sigo teniendo el mismo mail y la misma cuenta de msn...)

El partido me encuentra en una situación 100% de visitante, como pocas veces y como nunca hubiera imaginado. Si bien he tenido mis escasas situaciones de visitante siguiendo al Deportivo Español, o bien situaciones desfavorables aún ya cuando no hubo más visitantes en el ascenso (ufff cuanto hace ya de eso y casi ni nos damos cuenta!) esta ocasión es única y especial desde ya.

Jugar un mundial despierta todo tipo de pasiones, amores y odios. Despierta el patriotismo y el naCionalismo mal entendido, y con esto me refiero a que la gente sale a la calle con un exitismo demoledor, saca a la calle banderas, canta el himno cuando no lo canta ni siquiera en fechas patrias, y se sabe los dias y horarios de los partidos, pero probablemente no se acuerde de qué se celebra el feriado del 20 de Junio, paradójicamente corrido a un lunes, como para quitarle más el valor aún.

En Alemania no es muy diferente. La gente habla en la calle del partido con Argentina, se los oye hablar de los jugadores, de lo buenos que son, comentar jugadas de su equipo, están ansiosos. En la calle estos últimos días, y más aún tras la goleada histórica ante un clásico rival con tanta pica futbolística como Inglaterra, ha sacado el exitismo de los bolsillos alemanes y los ha invertido en banderas, muñequeras, guirnaldas, cubre espejitos para vehiculos, collares tropicales y cuanto marketing se les ocurra con los colores germanos. Y hasta tenemos que soportar las giladas del pulpo Paul.

Estan nerviosos, pero muy confiados de su equipo. Saben que no es nada fácil, pero tienen fe.

El sábado, a las 16:00hs me espera un hecho histórico, al menos marcará un hito en mi vida, veré el desarrollo de un partido de Argentina en un mundial de fútbol, con lo que significa para nosotros el fútbol (la vida y la muerte) en casa del rival de turno. Estaré a la expectativa del resultado alentando y pendiente de las jugadas de mi selección rodeado de gente que deseará que mi selección sea derrotada.

Aún se discute en mi círculo de amistades argentinas en Stuttgart si vamos una vez más a verlo al bar Meisters como las dos últimas ocasiones, a sabiendas que estará plagado de gente, ya que juega el local o bien decidirnos por verlo tranquilos en una de las casas todos juntos.

Temores? Está el nerviosismo implícito de saber que como argentino los partidos de fútbol se viven a 10.000 pulsaciones y allá por la patria grande es casi imposible ver en un mismo bar el partido con tus rivales sin que pase nada. Aca pasar puede pasar, reitero, tarados hay en todos lados, pero se que esta gente se toma las cosas de otra manera, no reacciona igual y saben respetar por sobre todo. Aún asi, hay seguridad en el bar jejeje.
Es la cuenta regresiva, se aceptan sugerencias de como ver el partido, y sugerencias de eventuales cargadas hacia los alemanes, seria una oportunidad inmejorable. Nosotros ya tenemos algunos ases bajo la manga, pero los vamos a guardar para la ocasión...

Sea como sea,  
AGUANTE ARGENTINA CARAJO!!!