Cruz de Malta

Malta es una pequeña oasis de tierra en el Mediterráneo, uno de los tantos minúsculos países de Europa que desde la lejanía, muchos de nosotros nos preguntamos cómo sobreviven y, a los amantes del fútbol nos genera el morbo de esos partidos donde épicamente celebramos que el humilde equipo nacional marque un gol del honor ante semejantes potencias contra las que juega.


Ubicacion geográfica

El país está dispuesto en tres islas, en la mayor, llamada justamente Malta, se asienta La Valetta, su capital. Sobre esta isla se concentra la actividad económica, su aeropuerto y la mayor cantidad de sus poco más de 475 mil habitantes.

La otra isla habitada se llama Gozo, y la única manera de conectar ambos territorios es mediante apenas 20 minutos de ferry que circula casi de manera constante todo el año.

En el medio de estas dos, se halla la pequeña Comino, desde luego recibe su nombre dada la abundancia de esta hierba. Es un islote casi deshabitado que constituye un refugio de aves y especies, y es visitado por los turistas por su atractivo y sus aguas cristalinas alrededor en las bahías.

Malta es estratégica, se ubica en el medio del paso entre el Mediterráneo occidental hacia oriente, coqueteando entre la bota siciliana y las costas de Túnez y Libia.

Contexto histórico

Ha pasado de manos a lo largo de los siglos, hay versiones que consideran su nombre originario en los Fenicios, haciendo alusión a las numerosas bahías donde podían esconder sus barcos. Pero lo más fehaciente parece ser el origen griego de su nombre, haciendo referencia a la Isla de Melita (Μελίτη), por la excelente miel que se produce en ella.

La isla fué cedida a los Caballeros Hospitalarios, más conocidos como la Orden de Malta, quienes recibieron la isla en modo de arrendamiento permanente por parte de Carlos I de España. A partir de este hecho y de su asiento en la isla se conoce la famosísima Cruz de Malta. Y por aquellos años fué bastión de la resistencia y la posterior victoria en la Batalla de Lepanto que representó un bloqueo crucial para los avances de tropas musulmanas sobre el continente europeo. De haber caído en esta batalla, tal vez la orientación religiosa en Europa fuera diferente, ni mejor ni peor, pero definitivamente diferente.

Ya en tiempos modernos, la isla quedó bajo dominio inglés y se utilizó como base militar para el tráfico de barcos a la India, mientras que en la Segunda Guerra mundial sufrió el asedio por parte de las tropas del Eje al cual sus ciudadanos resistieron heroicamente, presentaron una resistencia sin precedentes y no cayeron derrotados por lo cual se les fué otorgada la Cruz de Jorge, por el Rey Jorge VI de Inglaterra que hoy lucen orgullosamente en su bandera.

De todos modos no fue sino hasta 1979 que los ingleses no abandonaron definitivamente la isla, dejándola sin presencial militar extranjera por primera vez en la historia, siendo el 31 de Marzo de ese año considerado el Día de la Libertad.

Desde la incorporación a la zona Euro en 2004 el país ha ganado relevancia consolidándose en una economía que no solo subsiste gracias al turismo sino que genera sus propios recursos, siendo los tecnológicos uno de los de importancia, fomentando un sistema educativo pujante, y abriéndose a nuevos mercados como puede ser el uso de criptomonedas que tienen gran relevancia.

También he de decir que puede ser considerado un paraíso fiscal si lo miramos en detalle para algunas cuestiones, pero sus datos económicos son contrastables y el crecimiento y desarrollo es innegable.

Con este preludio histórico, me embarco ya en lo que puede ser un viaje para cualquiera de ustedes a esta isla.

El arribo al archipiélago

Malta es un destino turístico, y curiosamente, mucha gente lo utiliza para ir a aprender inglés, que es uno de sus idiomas co oficiales junto desde luego con el, por momentos curioso, maltés.

Mi deseo de visitar la isla fué repentino, como cito más arriba fué esos datos curiosos de los pequeños lugares en el mundo europeo que me gusta recorrer, compartir, pero pese a todas las facilidades que existen hoy para llegar a la isla, no fué fácil, nuevamente, mi viejo amigo Vueling, o debería ir llamándolo Cancelling a estas alturas, decidió cancelar el vuelo de la noche y me dejó tirado en el aeropuerto, invitándome a descansar a un hotel ubicado a 100kms, para luego tener que estar de regreso a las 5am para tomar el primer vuelo de la mañana siguiente. 

Parece mentira, apenas dos semanas atrás estaba penando por la misma situación con la misma aerolínea, y se repetía. La experiencia me permitió decidir lo correcto, optar por regresar a casa unas horas a dormir algo más cómodo y regresar temprano para poder tomar el vuelo de las 7am.

Mi plan se alteró, pero solo por una noche, pude mantenerlo original. Esta escapada se trataba de conocer lo más natural del país y con algo de suerte, esperaba recorrer parte de la histórica capital.

Aterricé con el día clareando, a fines de octubre, en el centro del mediterráneo el clima era una bendición. Desde el acceso al aeropuerto esperé el autobús y emprendí viaje directo hacia Gozo donde sería mi base.

El transporte en Malta es excelente, hay variados servicios de autobús que prestan recorrido en todas las islas a un costo ridículamente barato (a mi me costó 1.5 euros) y mi recorrido era uno de los más extensos

Demoré alrededor de una hora y unos veinte minutos hasta la terminal de Ferries de Cirkewwa, en el extremo occidental de la isla, donde debí dejar pasar un barco debido a la enorme fila de gente que se hallaba esperando, pero por suerte llegué al horario estipulado a la otra orilla. 

Tras el periplo nocturno post cancelación, finalmente, estaba recogiendo mi coche en Gozo a las 11am.

Gozo de Malta

Gozo como dije antes es el nombre que se le da a la isla más occidental, de menor tamaño, a la cual sólo se accede por ferry desde su vecina mayor.

He de decir que los nombres están latinizados, españolizados, poco tiene que ver el nombre en el idioma maltés: Għawdex (pronunciado ao-desh).

El idioma local me pareció de lo más curioso, realmente me costaba entender las escrituras, y efectivamente investigando aprendí que se trata de una lengua semítica derivada del árabe y del magrebí con gran influencia del latín, por eso sus sonidos son guturales con literales latinos.

Al recibir el coche y luego de adaptarme al sentido de circulación, no fué fácil,era la primera vez que viajaba solo en un vehículo conduciendo por la izquierda con el volante a la derecha, lo cual resultó en algún percance menor con el espejo retrovisor que impactó en algún vehículo. Normal!

Tal cual como hago siempre, comencé a perderme en la isla, orientado por mi instinto, doblé en algunas curvas y casi sin saberlo comencé a descubrir los maravillosos acantilados malteses, esas rocas antiquísimas que se precipitan al transparente y calmo Mediterráneo.
Embebidos en un paisaje de cierta aridez, colores dorados y ladrillos de color blancuzco, construcciones que recuerdan a otra época, pueblos antiguos coronados por iglesias y catedrales, ermitas por donde se mire: es uno de los pueblos cristianos más antiguos del mundo.

En la isla de Gozo todos los caminos conducen a Victoria, su ciudad capital, pero como era de esperar yo lo evité hasta última instancia, me detuve en la bahía de Xlendi, un enclave custodiado por una torre digna del Age of Empires, aguas cristalinas y, pese a mi abrigado atuendo, gente disfrutando de las aguas cálidas y del sol, nadando.

En sus costas ofrecía una variedad de restaurantes que me obligaron a descansar por unos momentos y tomarme unas Cisk, la cerveza local, que, debo confesar, le di otras chances pero no me gustó tanto, aunque era refrescante ante tanto sol.

De ahí me perdí por los caminos alternativos, de tierra, evitando las ciudades, corrí riesgo de quedar encajado entre pozos y esquivando camiones que circulaban cargados de tierra de las canteras y a gran velocidad. Me detuve repetidas veces en el camino a observar el mar desde las alturas de los acantilados, seguía sin poder creer lo que veía, para mi era lo más parecido a un paraíso.
Poco después, recalé en donde se hallaba una de las postales más famosas de la isla, producto de la naturaleza que también hizo que desapareciera: la famosa Azure Window que se desplomó hace unos años, pero que sigue rodeada de formaciones tan curiosas como este lago que se forma por el ingreso de agua marina a través de túneles en la roca.

En las aguas podía observarse mucha gente buceando, y es que Malta es un paraíso para los buceadores, y es un lugar ideal para la práctica, repleta de cuevas y formaciones que dan un valor agregado a la experiencia.

A pocos metros, me alejé del bullicio y me dejé llevar por lo que veía acercándome a la imponente Bahia Dwejra donde la belleza del paisaje se mezcla una vez más con la historia.

Frente a la costa se encuentra la Roca de los Hongos (Fungus Rock), una prominente roca de caliza en la cual se hallaron una formación de hongos que se consideraba con propiedades especiales que permitía curar enfermedades, a tal punto se la consideró especial, que se crearon guardias permanentes en la bahía, con fortificaciones para evitar que intenten saquear la valiosa planta. Lo gracioso es que con el tiempo se demostró que el hongo, que sigue en la actualidad presente, no tiene ninguna de las propiedades que se le atribuían, pero por suerte su recinto, mezclado con la torre de vigía, conforman un conglomerado digno de visitar.

Otra de las visitas en la isla es el Santuario de la Virgen de Ta'Pintu ubicado en un campo abierto en altura, construido sobre un barranco lo cual lo dota de una vista imponente de los alrededores y se alza en el horizonte atrayendo a los visitantes. Personalmente hice una escala para tomar fotos puesto que en contraste con la puesta de sol, conforma un conjunto digno de contemplar. Pero mi recorrido tenía otro destino en las cosas nord occidentales, concretamente en Wied Il-Mielah, que si me preguntan no se lo que significa pero si les digo que si pueden se acerquen a conocerlo, caminen por el borde del acantilado y disfruten de las vistas y de la ventana al horizonte que se abre por debajo de los acantilados.
Mi descanso fué en un AirBnb llevado por un amable músico maltés con su novia, una casa enorme con vistas espectaculares, donde curiosamente compartí velada con dos chicas danesas y un estadounidense que tenía nacionalidad argentina también: el tipo no era argentino, era nacido en EEUU, pero tenía DNI argentino también, me lo mostró, lo confuso fué cuando entré y lo vi sentado en el sofá con la camiseta de Indpenendiente y le hablé como si fuera uno más de la cancha, no podía creer la situación tan particular.

Con ellos fuimos a cenar de nuevo a Il-Xlendi y nos quedamos charlando hasta altas horas, pero mi estadía fué muy breve, más corta de lo que hubiese deseado, daba para charlar más tiempo. Mi día siguiente comenzó temprano y tenía por recorrer las costas del norte de la isla con sus yacimientos de salitre en la piedra caliza, volver a perderme por los caminos y desembocar a las apresuradas en la capital para visitar un innegable atractivo turístico como la Cittadella de Victoria ubicada en lo alto con vista a todos los alrededores, concentra el recinto fortificado histórico, con la Catedral de la Asención, la vieja prisión, museo arqueológico y vistas inmejorables de toda la isla.

Majestuosa Valetta

Llegar a la capital cambia el ambiente de manera notable, aparece mucha más gente en las calles, edificios monumentales en los alrededores, cierto glamour y muchos yates de lujo en las bahías que la rodean. Se evidencia el dinero que se mueve en estos parajes.

Recomiendo ingresar desde la Fuente Triton, atravesando las puertas de la ciudad, donde se atraviesa una fosa y se accede por un puente a un recinto amurallado que oficialmente da inicio a la antigua ciudad, yo me sentí ingresando a una de las ciudades que tanto se caracterizan en Game Of Thrones, será que el estado de mantenimiento es envidiable, en conjunto con el color de los materiales, la caliza abundante en las murallas que le da un color amarillento brillante. 
Paralelamente circulan tres calles peatonales en modo de centro comercial al aire libre el cual en un domingo de sol, hordas de gente que van y vienen, ansiosos como yo por ver la ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad.

Ubicada entre dos bahías, está rodeada de estructuras defensivas incluso en las costas vecinas. Al oeste se ubica el fuerte de la Isla de Manoel, y las costas de Silema que son accesibles via un corto ferry.

Al este encontramos el canal del puerto principal y las Tres Ciudades que se observan desde las alturas de las Barracas Menor y Mayor, dos de los puntos con mejores vistas, donde uno si se detiene puede imaginar el asedio de los galeones en el pasado que sitiaron la ciudad, incluso aquellos barcos que bombardearon durante la guerra reciente.

Para los amantes de los museos y las visitas históricas hay con qué entretenerse, la ciudad esconde secretos en sus edificios que datan del siglo XVI, construcciones de los Caballeros Hospitalarios, iglesias como no podía ser diferente y huellas de la Segunda Guerra Mundial, y también están algunos edificios administrativos.
Para mi lo mejor está al aire libre, recorriendo sus calles, observando las edificaciones, deteniéndome en sus jardines y deslumbrado por el estado impoluto de sus calles.

Valetta podría ser tranquilamente una ciudad italiana, por su estructura, por sus iglesias, podría fácilmente confundirse incluso por sus atuendos típicos, pero realmente están muy orgullosos de su identidad.

Tampoco he de ser necio, la ciudad es pequeña, pensé que no me alcanzaría con las pocas horas que contaba pero me ha sobrado tiempo incluso para sentarme a comer cómodamente en uno de sus tantos restaurantes, unas pastas, porque claro, aquí también ofrecen su particular versión de esta comida, y relajarme por un momento disfrutando de la repentina lluvia que regó las calles para dar luego paso a un sol radiante con el que me despidió.
Reconozco que el viaje ha sido muy express, lo considero una escapada meramente turística, un despunte de vicio si se quiere llamar así, pero me permitió tomar contacto con un paradisíaco territorio, una historia exquisita y traerme unas postales de novela.

Recomendaciones

Arribar

La manera más rápida y cómoda para arribar a la isla es a través de alguna de las líneas aéreas que encuentran en este link, pero también por líneas marítimas desde el sur de Sicilia.

Moverse

Una vez en la isla, tal como yo hice, si van con poco tiempo, una opción muy sencilla y accesible es alquilar un coche para trasladarse, pero hay que ser lo suficientemente valiente para transitar estrechas carreteras conduciendo por la izquierda, no se olviden que esto fue una colonia inglesa hasta mediados de siglo XX.

Si su intención es recorrer ambas islas en coche de alquiler, deben ten er cuenta de leer la letra chica ya que muchas compañías de alquiler prohíben explícita mente el cruce en ferry entre las islas.

Si cuentan con más tiempo y un presupuesto más acotado, el autobús es una excelente opción, ya que hay frecuencias muy buenas, y los costos son muy accesibles. Para consultar trayectos y horarios, deben dirigirse a la página del Servicio de Transporte Público de Malta.

En Gozo

La isla es pequeña pero tiene sus desniveles. Si su estado atlético lo permite, una gran opción es recorrerla en bicicleta. Si necesitan algo más de propulsión, otra opción más aventurera es alquilar pequeñas motos o scooters para los días que estén, tengan en cuenta que el clima es bueno y si bien desde luego llueve, la tendencia es que el clima permita aprovechar el paisaje.

Una de las más recomendables actividades a realizar es el buceo, y si pueden optar por algún paseo en yate o velero, y deleitarse con una perspectiva diferente de la bahías, e incluso de la ciudad capital, son desde el mar.

Todas las fotos AQUI o sígueme en el feed de @escepticoobservador