Stuttgarter Kickers, el equipo que la sigue remando

En medio de la inocultable fiebre mundialista y la planificación cual proyecto de software para ver en qué lugar y cómo podemos ver cada partido del seleccionado nacional, así como los más fanáticos esperamos seguir el progreso de otros seleccionados allegados (es indudable que me interesa saber como le vaya a España en este mundial), y cerrados los torneos de todas las ligas de importancia en la región, quedan los torneos de ascenso, los equipos que la reman lejos de las cámaras y de las ligas europeas.

En ese contexto me agendé todos los partidos del equipo "olvidado" de la ciudad, no por la falta de gente que lo aliente, sino porque no es el que trasciende en los medios nacionales o internacionales. Es el equipo de la ciudad que la viene remando desde abajo es el Stuttgarter Kickers y a diferencia de los equipos de ascenso argentino, tiene una estructura y un funcionamiento envidiable: 

El fútbol alemán se encuentra dividido en 4 ligas a saber: la 1.Bundesliga, 2.Bundesliga, 3.Liga (esta última creada en el año 2008) y luego lo que sería la 4ta división, llamada Regionalliga, está conformada por las ligas regionales, y se divide en tres tablas: Nord, West y Süd, según la región a la que pertenezcan los equipos. Existen niveles inferiores que son torneos locales, llamados Oberliga, sería algo asi como los torneos provinciales.

Allí, tapado por una decena de equipos y a 4 escalones del fútbol de elite, que supo saborear a mediados de los años '90, jugaba el Kickers, peleando en mitad de tabla, su último partido de la temporada, enfrentando al segundo del torneo, FC Nürnberg II, equipo en el que supo jugar Javier Pinola cuando no lograba titularidad en el equipo mayor de Nürnberg.

Ya en el U-Bahn de ida hacia la cancha se respiraba fútbol de ascenso, la gente venía charlando del equipo, de los resultados y de la próxima temporada. Gente "de pueblo" por así decirlo, no faltó ver el linyera? el borrachín? y desde luego la familia, los abuelos con los nietos, la gente con el diario, aquellos que llevaban el almohadón para sentarse en la grada. Era el partido de despedida, y además era el día del club, por lo cual las entradas salían más baratas, sutíl diferencia con Argentina donde el día del club, las entradas salen más caras.

Llegó el U-Bahn a Waldau, allá en la cima de la colina a la que dan las espaldas de la ciudad, y a la sombra de la torre de Televisión de Stuttgart, se erige el Gazi Stadion, en el que hacen las veces de local los Kickers. El acceso fué sin tanto registro, solo se me controló la entrada y ya estaba ahí, caminando entre las gradas, entre la gente, las banderas, las cervezas, los rotwurz y respirando la humildad del ascenso.

Comencé a sentirme cómodo con el ambiente, me trajo recuerdos inevitablemente y comparaciones desde ya. La gente muy tranquila siempre, había un grupo de 20 o 30 ruidosos con algunas banderas que agitaban sin cesar, pero su aliento era muy tenue, habia mucha gente en el estadio, pese a haber huecos y me dijeron que suele ir mucha más gente, pese a que los partidos se juegan entre semana, pero lo positivo es que se juegan de noche entonces la gente suele ir luego del trabajo. Claro, el estadio tiene torres de iluminación!

Entre las primeras fotos, bajando de la tribuna popular cubierta, el destino hizo que me cruce un muchacho con camiseta Argentina y resultase ser un compatriota de Santa Fe que estaba ahi con sus amigos alemanes, quienes son fanáticos del equipo. Me uní al grupo y la tarde se pasó en charlas desde ya, porque lamentablemente el fútbol no lució, pese a un arranque prometedor del local, con un gol anulado a los pocos minutos, la defensa (que a los 10 minutos de partido vaticiné era "un flan") cometió un penal sin sentido, permitiendo a la visita abrir el marcador, y prontamente subir a dos la ventaja durante el primer tiempo.

El segundo tiempo, los locales se volcaron al ataque dejando aún más expuesta a su débil defensa, pero gracias a la pericia de la delantera visitante se vieron dos lindos goles, para el delirio de los 5 hinchas visitantes. Se preguntarán por el Kickers, bueno, la delantera hizo su esfuerzo y puso dos tiros en los travesaños y otros dos tiros pasaron muy cerca. Creo que no tuvieron suerte...

Así fué como poco a poco el partido y la temporada se fueron apagando, y el resultado final fué un 0 - 4 categórico por la reserva del FC Nürnberg, que terminó segundo en la liga, mientras que relegó de esta forma al Stuttgarter Kickers al 9no puesto.

Pero pese a que varios de los hinchas decidieron abandonar la cancha, al final del match, los jugadores de ambos equipos fueron a aplaudir a su hinchada, y en fila pasaron por el alambrado a saludar a quienes quisieran un autógrafo. No hubo insultos ni recriminaciones por la goleada sufrida, algún lamento pero ningun palazo para nadie.

A los pocos minutos la gente se retiró y alrededor de un centenar se quedó a una especie de grill & meet con todo el plantel que se dió atrás del estadio, donde compartieron cervezas, salchichas, se vendió indumentaria de la temporada y más viejas también, así como marketing del club, todo en un ambiente muy familiar y cordial, compartiendo el mismo espacio jugadores, dirigentes, familias e hinchas. Y con esa sensación regresé a casa, con el grupo de "fanáticos" con argentino incluido, rememorando aquellas tardes de sábado y fútbol, las rabietas, las broncas, los insultos desenfrenados, las malas sangres sufridas y aquellas lejanas alegrías en el Bajo Flores...añorando un futuro mejor para mi querido Deportivo Español.

Pueden ver más fotos aquí, en mis videos hallarán algunas pasadas del partido y aquí hallarán más información y estadísticas sobre todas las ligas del futbol alemán.